fbpx

El marketing online se realiza en Internet y el marketing offline fuera de él. Esto significa que ambos modos se valen de medios distintos para enviar sus mensajes: el primero utiliza la red mientras que el segundo, los canales tradicionales (prensa, radio, televisión y el cara a cara). Por eso, al primero se le conoce también como marketing digital y al segundo como marketing convencional. 

Marketing Offline

El marketing offline se fundamenta en cuatro pilares: promoción, precio, producto y distribución. Entre los métodos de promoción más tradicionales se encuentra la publicidad impresa como forma de atraer a nuevos clientes, en forma de anuncios en revistas o periódicos, tarjetas de visita o incluso flyers.

A pesar de que esta opción puede necesitar de muchos recursos, sobre todo en una empresa de nueva creación, si la campaña está bien planteada es indiscutible el retorno sobre la inversión de la misma. Es una buena alternativa, por ejemplo, para comercios locales.

Marketing Online

Gracias a la irrupción de las nuevas tecnologías se consiguió un cambio en el marketing tal y como se había visto hasta ese momento. Se evolucionó a lo que hoy se denomina marketing digital. Este nuevo concepto se sirve de Internet y de las grandes oportunidades que ofrece para que puedas conseguir una gran diferenciación frente a tus competidores.

​Al igual que en el marketing tradicional, se dispone de un gran abanico de posibilidades para hacer llegar tus servicios y productos a tus clientes potenciales. 

Para poder realizar este tipo de marketing es indispensable contar con un sitio web, un blog corporativo y perfiles en las redes sociales más adecuadas a tu negocio entre otros muchos elementos. Además de esto, es necesario mantener los servidores, dominio del sitio web y crear contenidos de forma periódica tanto para las redes sociales como para el blog. También se deben realizar campañas de posicionamiento SEO para que tu empresa sea visible en los motores de búsqueda como Google.

Veamos punto por punto cuales son las diferencias

    1. Herramientas de Trabajo

En concreto, la alternativa online utiliza principalmente las redes sociales para llegar a los consumidores, también el correo electrónico y los buscadores (con el SEO y otras técnicas para mejorar el posicionamiento en ellos).

En cambio, la opción de marketing offline prefiere la publicidad en los medios de comunicación de masas, la calle, las relaciones públicas en entornos no virtuales y las promociones en los puntos de venta.

    2 .Medición de los resultados

El impacto de una acción de marketing online se puede medir con mayor precisión que el de una offline. Por ejemplo, si una empresa lanza una nueva web y quiere conocer su repercusión, dispone de aplicaciones como Google Analytics que le permiten saber con exactitud el tráfico recibido (número de visitas, usuarios únicos, tiempo de permanencia, etcétera) y su comportamiento (de dónde vienen esos internautas y cómo se mueven en el sitio). 

Sin embargo, en el mundo offline hay que fiarse de cálculos aproximados porque… ¿Cuánta gente ha visto una valla publicitaria colocada en una carretera o un anuncio emitido por televisión? La respuesta no será fiel a la realidad; siempre conllevará un margen de error.

 

    3. Segmentación a la audiencia

El desarrollo de Internet ha facilitado que el marketing online pueda dirigirse a un determinado público, al que, por su perfil, se considera que podría interesarle un mensaje concreto. Esto se consigue especialmente en las redes sociales como Facebook, donde se puede segmentar a los usuarios en función de criterios como su edad, sexo, ubicación geográfica, gustos o aficiones. 

Por el contrario, una campaña offline carece de la misma capacidad para seleccionar a su audiencia.

 

    4. Escucha y diólogo

Una de las grandes ventajas de la red es que posibilita, de una forma sencilla y ágil, la comunicación entre las empresas y sus clientes. Esto se ha convertido en una de las señas de identidad del marketing online frente al offline, cuyas estrategias apenas disponen de recursos para que una marca escuche y responda a sus seguidores.

 

    5. Contacto virtual o real

Las relaciones online se efectúan a través de un aparato o dispositivo (ya sea un PC, un teléfono móvil o una tablet); es decir, entre las partes no hay un contacto físico. Al revés de eso, hay iniciativas offline de promoción y propaganda que se basan en la conversación cara a cara, como es el caso de las reuniones que se convocan en ferias y congresos (networking).

 

    6. Flexibilidad

Una campaña de publicidad online se puede modificar sobre la marcha si sus resultados no se están ajustando a sus objetivos. Una offline no es tan versátil.

 

    7. Costo

En general, es más barato acceder a Internet y preparar una actividad promocional de tipo digital (online) que contratar un espacio para aparecer en televisión, prensa o radio (offline).

 

En definitiva, aunque los fines de estas dos variedades de marketing son los mismos, dar a conocer un producto o servicio e impulsar sus ventas, los medios y las herramientas que utilizan son diferentes. Si bien la online representa la opción moderna, y quizá más efectiva dado el avance de la tecnología, en comparación con la offline, se suele aceptar que no son incompatibles sino complementarias. La clave está en saber combinarlas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.   
Privacidad